Tubos Hobas para la rehabilitación del alcantarillado en Szczecin

Tubos Hobas para la rehabilitación del alcantarillado en Szczecin, PL

Los expertos de Hobas mostraron su gran capacidad haciendo todo lo posible para la renovación del alcantarillado en Szczecin. La falta de espacio obligó a los ingenieros resolver el problema analizándolo desde otra perspectiva…

Szczecin en Polonia no sólo tiene uno de los mayores puertos del mar Báltico, sino también alcantarillados de ladrillo antiguo y tuberías de hor- migón construidas en 1904/1905 y la década de 1930. Algunas de las tuberías ya habían perdido su capacidad de carga, estaban considerable- mente dañadas con grietas, expuestas a severa corrosión e infiltración, y en peligro de derrumbarse. Las autoridades se vieron obligadas a rehabili- tarlas lo más rápido posible y el contratista recomendó tuberías de PRFV Hobas, como el material más idóneo para la sustitución de los interceptores.

Las obras se iniciaron en diciembre de 2004. Se instalaron las tuberías de pozos existentes o pozos de acceso especiales; las diversas longitudes de tubos hicieron que el trabajo fuera mucho más fácil. En los tramos rectos, por ejemplo, se usaron tubos de longitud de 2,25-2,35 m y 0,5-1,5 m en las curvas. A diferencia de otros materiales, los productos de Hobas se pueden cortar en cualquier punto de su longitud unitaria debido a que el diámetro exterior es constante, también se pueden cortar en obra sin que sus excelentes propiedades químicas y estructurales se vean afectadas.

Un gran reto durante la instalación fueron las estrechas calles que requerían una solución creativa por parte del contratista. Idearon hacer una balsa que anclaron en el puerto y se utilizaba como plataforma para la instalación. Una grúa colocaba los tubos en la plataforma flotante de acero de 22 x 8 m y desde allí eran transportados con un cabrestante y colocados en un pozo a 100 metros de distancia del puerto, después eran empuja- dos en la tubería vieja. Para asegurar las nuevas secciones en las alcantarillas y protegerlas contra la presión de las aguas subterráneas, los tubos se insertaron en los antiguos, evitando así la distorsión y la elevación. Al final se rellenó el espacio anular entre la tubería antigua y el nuevo Relining.

El cliente está convencido de que no van a tener ningún problema con los tubos Relining de Hobas, en los próximos 50 años o más.